Canales Semicirculares

En la pared posterior del utrículo se encuentran las cinco aberturas para los 3 canales semicirculares, no son 6 ya que en CSS y el CSP se unen formando la cruz común. Cada canal semicircular  membranoso posee un diámetro menor a un tercio del diámetro total óseo  que  lo aloja, dicha separación se encuentra llena de perilinfa.

 

Estos canales son denominados laberinto cinético, debido a que responden a la rotación y aceleración. Es por ello que en un conjunto tanto canales semicirculares como el utrículo y el sáculo  actúan como una sola unidad proporcionando el balance del cuerpo y manteniendo estable la imagen retinal.

 

Cada Canal semicircular (CS) posee una extensión de dos tercios de un circulo, poseen una región engrosada denominada ámpula, visible tanto en imágenes de RM como en TC.  Esta región es análogo a la macula del utrículo y el sáculo ya que poseen el mismo tipo de células ciliadas y el principio de detección del movimiento es el mismo. La endolinfa fluye a través de los canales respondiendo a los movimientos angulares de la cabeza y su aceleración, lo que estimula las células ciliadas. Cada canal semicircular responde a los diferentes ejes de rotación.

 El canal semicircular superior es fácilmente ubicable en cortes axiales, coronales y incluso en radiografías ya que crea una impresión en el techo del peñasco, un leve levantamiento denominado eminencia arcuata.

 

El canal semicircular lateral posee una inclinación de 30° sobre el plano axial relacionándose estrechamente con la pared medial del aditus y antro mastoideo. Cada canal semicircular  es perfectamente ortogonal con los otros. El CSS y CSL están inervados por el nervio vestibular superior, el canal semicircular posterior esta inervado por el nervio vestibular inferior.

 

La irrigación tanto para el vestíbulo como para los CS proviene de la rama laberíntica de la arteria cerebelosa antero inferior (AICA por sus siglas en ingles).

 

Imagenología Vestíbulo y Canales Semicirculares

La importancia imagenológica de esta entidad es fundamental, por un lado identificar el laberinto óseo con detalle conociendo su anatomía normal, nos brinda una gran ayuda para poder detectar con cierta facilidad deformidades congénitas, desmineralización, fracturas y sobre todo lesiones que implican la erosión y resorción del laberinto.

 

Para un estudio completo se recomienda TC como primer método diagnostico visualizar la arquitectura ósea donde quede bien representada tanto en cortes axiales como coronales, autores recomiendan proyecciones modificadas y técnica de doble oblicuo siguiendo el eje de los CSC si fuese necesario.

 

Últimamente se ha adoptado la proyección de Pöschl como la proyección que mejor representa el canal semicircular superior, el cual es el estadísticamente mas afectado por patologías, desde deformaciones, erosivas, y sobre todo por el trastorno  de desprendimiento de la pared superior del canal semicircular superior, hallazgo relacionado con la perdida del equilibrio y jaquecas.  Trastorno que incluso podría encontrarse en un 7 a 13% de la población.

 

Dehiscencia

La dehiscencia del canal semicircular superior o por sus siglas en ingles (SSCD) es una anormalidad que es frecuente encontrar en pacientes que presentan vértigo, y mas frecuente aun si este vértigo es inducido por sonidos bajos. La descripción inicial de esta patología es reciente ya que va de la mano con la mejoría en la resolución de la imagen, no fue hasta 1998 donde Solomon  y Minor describieron dicha patología y a partir de esa fecha fue aceptada rápidamente en el diagnostico y evaluación de vértigo.

 

La evaluación radiológica de SSCD consiste en cortes axiales reconstruidos en diferentes planos, siendo los de mejor visualización los cortes coronales y Pöschl. El diagnostico esta dado por la ausencia de una superficie ósea sobre el canal semicircular superior. Este hallazgo se puede encontrar en el 13% de la población, lo que sugiere que no implica un grado de vértigo patológico.

Diferentes autores recomiendan adquirir el estudio con 0,625 de grosor de corte y espaciado de 0,3mm con reconstrucción ósea.

Esta anormalidad fue explicada recientemente en investigaciones que llegaron a la conclusión que al aplicar  fuerza en la membrana de la ventana oval por parte del estribo, desplaza la perilinfa contenida en el vestíbulo generando una onda mecánica , dicha onda comprime  el laberinto membranoso, el cual es  normalmente un sistema cerrado sin aberturas es incompresible ya que está lleno de endolinfa, pero cuando hay un CSS dehiscente, los cambios de presión en el vestíbulo generan un flujo de fluido desde el vestíbulo hacia la dehiscencia, por lo que el movimiento de la endolinfa ocurre como resultado de esta tercera ventana móvil. Esta  “tercera ventana” sobre el techo del canal semicircular superior, va a provocar que la  onda  ceda  parte de su energía pudiendo en este caso comprimir el laberinto membranoso, desplazando endolinfa, dando de este modo la sensación de vértigo.

 

Al contar el oído interno con una tercera ventana, la onda mecánica que viaja a través del fluidoencontrara un camino alternativo de fuga , disminuyendo de esta manera la intensidad del sonido  produciendo hipoacusia en pacientes que presenten dehiscencia.

 

Se ha acordado que el diagnostico de esta anormalidad se realice solo con cortes coronales, siendo el plano de Pöschl solo para casos en que sea de muy difícil visualización ya que al ser un plano infrecuente, dificulta su interpretación.

Volume Rendering del Oído Interno (hacer clic en la imagen para agrandar)

1. CSP; 2. CSS;  3. Crus Común; 4. Vestíbulo; 5. CAI; 6. Cóclea; 7. Estapedio; 8. Martillo; 9. Incus; 10. CSL.

Pöschl

Stenvers